Paseos por la zona

ATIENZA

La Villa de Atienza, plaza con un importante papel en la Reconquista y con varias guerras sufridas en sus tierras, mantiene una importante y cuidada arquitectura militar que consta de murallas y  puertas de acceso a los recintos amurallados y castillo.

Ya en el interior, en la Plaza del Trigo, también conocida como la del Mercado,  a la que se accede desde la plaza del Ayuntamiento a través del arco de “Arrebatacapas”, es  sin duda alguna una de las plazas más bonitas de Castilla. Después podemos  bajar  hasta la Plaza del Ayuntamiento, curioso espacio  triangular, con una pronunciada cuesta y edificaciones de diferentes épocas.

De las diferentes iglesias existentes, destaca La Trinidad, con un importante Ábside románico.
Tiene tres capillas: la de los Ortega, la del Cristo de los cuatro clavos y la rococó de la Inmaculada además de  una pila bautismal románica muy parecida a la de la Iglesia de Santa María del Rey que se encuentra a los pies del castillo, junto a lo que hoy en día se encuentra el cementerio de la localidad. Fue Alfonso I quien la mandó construir y de él le viene el nombre. Es de comienzos del siglo XII y es, sin duda, una gran obra del Románico.
La Iglesia de San Juan del Mercado dedicado a San Juan Bautista es actualmente  la iglesia  parroquial abierta al culto. Fue construida en el siglo XII y reconstruida  en el siglo XVI, de estilo Renacentista .

Pocos son los restos que quedan del Convento Franciscano de San Francisco, si bien hoy podemos contemplar su ábside, del que no podemos negar su clara influencia del estilo gótico inglés.

Encontrarás tres Museos fundamentales:
San Bartolomé que se construyó en la primera mitad del siglo XIII.  De su interior destacaremos el retablo barroco del presbiterio y la capilla barroca del Cristo de Atienza. La iglesia en su totalidad hoy es el Museo de Arte Sacro, con muchas pinturas e importantes  y piezas de Paleontología.

No podemos dejar de hablar del Museo de Arte Antiguo de San Gil de Origen románico sólo queda el ábside pero en su interior se sigue conservando una buena pila bautismal románica.

La bonita muralla que rodea Atienza se construyó cuando los Reyes de Castilla se hicieron dueños de la Ciudad por su importante valor estratégico. El castillo fue utilizado primero por los celtíberos y después por los árabes.

SALINAS DE IMÓN

Visita indispensable durante nuestra estancia en la zona, son las Salinas, situadas en Imón, las mayores de toda la Península Ibérica y durante largos periodos de la historia, las de mayor productividad.

Están ubicadas en el Valle del Rio Salado, y fueron declaradas Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla – La Mancha hace años.

Merece la pena ir a las buitreras de Santamera, enclavadas en un pueblo sepultado casi totalmente por el embalse de Atance . Es un entorno especialmente natural y bonito podréis observar los grupos de buitres que anidan en los peñascos de la zona.

Para cenar, una opción es hacerlo en el Hotel-Spa “Salinas de Imón”.

SIGÜENZA

A 14 Km de nuestra estancia y comida en Imón, llegaremos a Sigüenza, parte fundamental de la excursión a esta zona. Empezamos en la Catedral de Santa María de Sigüenza donde es imprescindible ver la estatua del Doncel, la Sacristía, el Coro y el gran conjunto de pinturas como la del Greco.

La construcción de  la Plaza Mayor, con la Iglesia de Santiago, el  Palacio Municipal, la  Parroquia de San Vicente y la Casa del Doncel se debe al Cardenal Cisneros y para aquellos  interesados en el arte eclesial, allí se encuentra también el Museo Diocesano.

Podemos finalizar visitando el Parador de Turismo, subiendo al Castillo medieval del Siglo XII, es en esta zona de la ciudad, y en todo el centro, donde se desarrollan  las jornadas medievales, fiestas locales a las que merece la pena asistir, que tiene lugar durante el segundo fin de semana del mes de julio.

Back to Top